NOVEDADES

Uruguay, Argentina, Brasil, Colombia y Chile son los países de Suramérica que reportan las más altas

cifras de consumo per cápita anual de leche. En la cola están Bolivia, Perú y Ecuador. Se desconocen los datos de Venezuela.
La Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú, Agalep, señaló a un medio de comunicación que el consumo de leche en el país no ha aumentado por aspectos políticos y de mercado, al explicar que no se ha impulsado el desarrollo del sector lácteo, pese a que la producción y la disponibilidad del alimento es fundamental.
El consumo per cápita anual está en 80 litros de leche en Perú, país que fue alcanzado por Ecuador que registra un cifra de 110 litros en promedio, mientras que Bolivia no ha superado los 55 litros anuales.
Según el Gobierno boliviano, la ingesta de leche ha aumentado en los últimos 8 años, al pasar de 27,9 litros en 2005 a 55,3 en 2013. Aun así, la estadística es baja comparada con la que reportan los demás países de la región. El consume per cápita de leche anual es de 239 litros, en Uruguay; 200 litros, en Argentina; 160 litros, en Brasi; 141 litros, en Colombia; y 130 litros, en Chile y Paraguay. 
Venezuela, por su parte, no registra una cifra sobre el consumo de leche. Al respecto, Pedro E. Piñate B., consultor en salud y producción animal del vecino país, afirmó que se desconocen las estadísticas de producción nacional, importación de lácteos y por ello mismo de la ingesta del alimento.
La escasez de leche nacional o importada que es notoria, resulta en una oferta y consumo irregular de leche, tanto pasteurizada, que está prácticamente desaparecida o convertida en leche en polvo batida, como de leche esterilizada UHT o en polvo”, explicó Piñate.
El experto en salud animal de Venezuela dijo que la disminución en la producción de leche se relaciona con el control de precios, 16 años de “terror” agrario de las expropiaciones de tierras y por la legislación laboral que se basa en horarios de oficinas para el campo y fines de semana no laborables.
“También en 2014 la falta de insumos afecta definitivamente la producción ganadera y de leche que no consigue lo esencial para su funcionamiento efectivo”, anotó el experto.
El panorama colombiano
Óscar Cubillos Pedraza, coordinador de la oficina de Planeación de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, señaló que desde la década del 90 ha aumentado la cifra de consumo de leche en el país, mientras que en los 2 últimos años se ha mantenido estable.
En 1990 los colombianos consumían 115 litros de leche; en el año 2000, 130 litros; y en 2013, un promedio de 141 litros. “El aumento del consumo en promedio es de un litro por año”, enfatizó Cubillos Pedraza.
Visto desde las matemáticas, Cubillos Pedraza explicó que el consumo per cápita anual del lácteo se determina por la cantidad de leche producida en el país, sumando lo que se importa y restando lo que se exporta.
En ese sentido, en Colombia ha aumentado la producción de leche en los últimos 20 años y las importaciones del alimento, por la apertura comercial de los últimos 3 años, mientras que las cifras de exportaciones lácteas no son significativas.